Una sexta parte de tu vida frente a la pantalla… del televisor

Inicio/Comentarios, Comunicación, Noticias/Una sexta parte de tu vida frente a la pantalla… del televisor

Una sexta parte de tu vida frente a la pantalla… del televisor

La consultoría audiovisual Barlovento acaba de hacer público su informe anual sobre la industria televisiva en España:

analisis-televisivo-2017-barlovento_1

Junto a los siempre interesantes datos en torno a la feroz cometencia por la audiencia entre las cadenas (TeleCinco sigue al frente por sexto año consecutivo), entre los informativos (con un empate técnico entre los telediarios de la 1 y los de Telecinco) o entre los programas (José Mota es el líder del entretenimiento televisivo, solo superado puntualmente por la prórroga del partido Real Madrid-Bayern y las campanadas de fin de año) se pueden encontrar otros hechos relevantes. Por ejemplo, la constatación de que la TV de pago supone ya el 22% del consumo audiovisual. O una estadística de audiencias que arroja un dato que invita a la reflexión: el consumo televisivo crece hasta situarse en una cifra de 240 minutos por persona y día. Es decir, cuatro horas de media para un universo de 44,6 millones de personas.

Si a ello añadimos que se estima un promedio de dos horas y media al día de uso del teléfono móvil, o que el tiempo medio que permanecen conectados los internautas es de 107 minutos, y que las personas tienen necesariamente que dedicar alguna parte de su tiempo al descanso, la alimentación, el aseo personal, el trabajo, el transporte, las tareas domésticas y alguna forma de ocio distinta de las que tengan que ver con una pantalla pixelada, la conclusión lógica es que alguien nos está engañando. Puede que sean quienes nos anuncian una y otra vez que el smartphone mató a la estrella de la TV -al estilo de The Buggles en el caso del video frente a la radio-. O puede que sean quienes se encargan de elaborar las estadísticas. O quienes establecen cuánto tiempo ocupa dormir, trabajar, comer, viajar…

Aunque, en último término, puede que exista una explicación más sencilla: la de que mentimos como bellacos cuando contestamos a una encuesta.

Deje su comentario

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.