Una necrológica sin paños calientes

Inicio/Citas, Comentarios, Comunicación, Declaraciones, Noticias, Periodismo, Videos/Una necrológica sin paños calientes

Una necrológica sin paños calientes

El diario El Mercurio es probablemente el más importante de Chile. Y es indudablemente el decano, puesto que al parecer ostenta el honor de ser el más antiguo del mundo en circulación editado en castellano. Su propietario, Agustín Edwards Eastman, falleció el pasado 24 de abril, a los 89 años. Pero no, su fallecimiento no ha dado lugar a las habituales lágrimas de plañidera ni a las loas unánimes. Edwards defendió la dictadura de Pinochet, y el Colegio de Periodistas de Chile ha hecho pública, coincidiendo con su óbito, esta declaración.

De modo que uno se queda ojiplático leyendo, en una declaración redactada por los representantes de los periodistas chilenos, la descripción del prócer y du su trayectoria: “Quedará en los registros de la historia de Chile el oscuro legado que Agustín Edwards Eastman dejó“, “El falseamiento y la desinformación acerca de los crímenes cometidos (…), tanto como el lenguaje de permanente menosprecio y sarcasmo que los diarios de Agustín Edwards Eastman emplearon para referirse a los detenidos-desaparecidos, torturados, exiliados, exonerados y, en general, a las víctimas del régimen militar…“, “creemos que este momento debe servir de reflexión al país para esforzarnos colectivamente en lograr una sociedad más libre, equitativa y consciente“… Y un párrafo final absolutamente ejemplar: “La muerte de Agustín Edwards Eastman no nos produce satisfacción alguna, y por lo mismo, en contraste a la indiferencia que él mostró frente a los horribles crímenes que sacudieron a Chile, empatizamos con el dolor de sus deudos.

Por contra, el Senado de Chile optó por homenajear a esta especie de Ciudadano Kane andino.

Nosotros creemos que don Agustín fue un hombre con un gran sentido patriótico que deja un saldo muy positivo“, señaló el senador UDI Hernán Larraín. También habló el senador RN Francisco Chahuán, quien dijo que Edwards “no fue un personaje neutro, tomó posición. Se jugó lo que creía justo y necesario para el país. Podrán muchos tener un juicio distinto, pero lo que nosotros no podemos permitir es que esas cicatrices permanezcan abiertas”.

Solo el diputado del Movimiento Autonomista Gabriel Boric boicoteó el  homenaje. Mientras el senador Larraín glosaba las virtudes del empresario y de sus medios de comunicación, el  parlamentario irrumpió portando un letrero con una fotografía de Edwards junto a varias portadas publicadas durante la dictadura junto a la leyenda: “La versión oficial de los poderosos en dictadura y en democracia. Nueva ley de Medios”.

2017-05-19T09:13:32+00:00

Un comentario

  1. Pedro Sanz 18th Mayo 2017 en 9:30 am- Responder

    Igual que la asociación de la prensa de Madrid..

Deje su comentario

*